EL INDIGO Y LA RABIA.


EL INDIGO Y LA RABIA.
por María Dolores Paoli

la rabia

La rabia es una emoción que es considerada normal el sentirla. Todos los seres humanos han vivido esta emoción, grandes y pequeños. Sin embargo, es normal porque la mayoría de la gente la ha experimentado, más no es natural porque no es intrínseca a la esencia del ser humano ya que no nacemos con ella sino la vamos aprendiendo en el camino de la vida por modelaje por lo que la conducta se imita después que se ha visto ejecutar en el entorno

A medida que los niños índigo van creciendo vamos observando, con cierta frecuencia, que tienden a ponerse rabiosos. Para entender esta manifestación posible se requiere entender el proceso de la rabia.

La rabia es una emoción que se nutre de necesidades insatisfechas cuyos pilares están fundamentados en la injusticia, impotencia, en pensamientos de exigencia y de culpa. Las manifestaciones de rabia física, ventilada, se notan en gesticulaciones de contracción en el cuerpo como puños cerrados, en tensión muscular de la cara reflejada en ceño fruncido, muecas con la boca, chasquidos de dientes, contracción de la mandíbula, ojos desorbitados, tensión en las cuerdas vocales expresándose en el subir del tono de la voz, grito, atropello o abuso verbal y un mayor riego sanguíneo que aumenta la temperatura. Estas pueden haberse visto inicialmente en el círculo familiar primario como son los padres, hermanos, en el secundario como son los abuelos, tíos, demás familiares y/o en el terciario que es el medio ambiente, el colegio, la televisión y otros medios de comunicación. La influencia se minimiza a medida que el círculo se aleja del entorno inmediato del niño.

Si reaccionamos visceralmente a los estímulos, sin modelar calma, los niños aprenden que esa conducta es la adecuada y la copian accionándola cuando se sienten frustrados y las cosas no les salen como ellos desean y esperan. Nuestra reacción le da dado un patrón, una forma de percibir los hechos. Con ella le hemos proporcionado una evaluación del estímulo bien sea con nuestras palabras, con nuestros gestos que luego van a imitar. La rabia es un alertador de que no estamos pudiendo manejar un aspecto emocional en nuestras vidas. Por ello, si actuamos con calma ante una situación de frustración le estaremos dando el mejor regalo de modelaje, la mejor herramienta para manejar las tensiones en el futuro. Los niños aprenden más por lo que viven que por lo que oyen. Por lo tanto, esta emoción se da cuando no se puede manejar el contraste de las emociones fuertes entre lo que se desea y lo que se logra.

En el índigo, el contraste forma parte de su cotidianidad. Vive emociones fuertes entre lo que su inteligencia espiritual le proporciona y lo que capta de su entorno material. Le cuesta manejarlo pues por su misma condición de expansión, capta multidimensionalmente energías de otras dimensiones más sutiles que lo confrontan con la densidad de la realidad de tercera dimensión sintiendo un embate energético. Este aspecto se da mayoritariamente en el ser índigo que tiene mucho tiempo sin re encarnar y que viene a asistirnos a la humanidad en el paso de transición hacia otra dimensión.

A ellos les cuesta manejar la densidad del cuerpo, lo sienten como un freno a su sutileza, sus pensamientos son más veloces que su articulación y sienten impotencia con las herramientas de comunicación como leer, escribir, repetir, pues son métodos muy lentos para su propia velocidad de vibración. También les cuesta poner en práctica la paciencia pues en sus mundos sutiles la manifestación del deseo o de la intención es inmediata, el tiempo entre estímulo y respuesta no se hace esperar. En cambio, en tercera dimensión el impulso se demora para que pase por todas las matrices de creación y se logre concretizar. Sus pensamientos de exigencia que activan la rabia son más altruistas porque desean que evolucionemos, nos quitemos la venda de la ignorancia de quiénes somos para percatarnos de nuestra esencia y actuar de acuerdo a ella. Para ello, requerimos hacer el esfuerzo de desembarazarnos de las emociones que nos anclan, como el temor. Por lo tanto, nos confrontan con él en la cotidianidad no haciendo caso a las amenazas, coerciones, castigos que les tratamos de imponer fruto de la necesidad de control, producto de la misma emoción.

Ellos conocen otra realidad que vienen a ofrecerla por lo que su exigencia está en la premura de que ya no “no hay tiempo” que perder permaneciendo en la oscuridad. La impotencia que sienten es por encontrar, aun, muchos topes que limar en el medio ambiente, muchas condiciones impuestas en los hogares, colegios, que lo pretenden atar a exigencias que para ellos ya son obsoletas, absurdas como tener que aprender de memoria las lecciones, perder tiempo en la repetición de detalles cuando su visión es más del todo, holística. Su sentido de urgencia alimenta su impotencia Por ello, observo con frecuencia que en su vocabulario la palabra injusticia es recurrente. La expresión del “No es justo” se cuela en sus pensamientos pues choca con su profunda necesidad de ser respetado desde pequeño, de vivir un sistema horizontal no vertical, de participación no de autoridad y de llevar acabo el cambio que ya está presente en él. Por eso, vienen a recordarnos lo que tenemos olvidado!

Cuando validamos estas necesidades observamos que los niños fluyen más en función de su misión de vida, hay menos confrontaciones con los adultos pues los sienten sus aliados, asistentes, para llevar a cabo su propósito de vida. Por ello, es recomendable que el adulto articule la presencia de la emoción de la rabia en ellos, por ejemplo “Luce que estás muy bravo”, en vez de coartar la emoción y reprimirla como “¿Cómo se te ocurre ponerte bravo?”. Luego permitirle al niño descargar la tensión del músculo, corriendo, saltando cuerda, jugando pelota, de forma que el músculo libere la tensión a través del movimiento y pueda relajarse. Todas las emociones se pueden sentir las acciones son las que se canalizan.

Sin embargo, cuando hacemos caso omiso de estas condiciones vamos cerrando su conexión con su inteligencia espiritual debido a nuestra repetición, imposición de nuestros criterios, y al hacerlo los densificamos, los contaminamos y observamos, entonces, inteligencias puestas al servicio de la incoherencia, niños rabiosos, frustrados que se tornan en violentos.

Hay que recordar que nuestra misión como padres, docentes, de estos niños es ser de puente entre esa particular sensibilidad e inteligencia para ayudarlos a canalizarla y ser útil a la humanidad y reconocer que en su experiencia dentro de la tridimensionalidad absorben los modismos que nosotros hemos modulado aunque su intención sea más sutil. Asistiéndolos a ellos, nos ayudamos a nosotros!

mdpaoli

 

Encuentra más información sobre este apasionante tema en el libro:

Cristal-Indigos, la Esencia del Cambio

Anuncios

Niños Índigo


 Niños Índigo

Interesante definición y pautas a saber sobre los Niños Índigo.

El término niños índigo es utilizado en el contexto de la llamada “Corriente de la Nueva Era” o “New Age”, para referirse a aquellos niños que supuestamente representarían un estado superior de la evolución humana.

Quienes defienden esta hipótesis señalan dicha evolución como un avance espiritual, ético y mental.

 Niños Índigo

A partir de la década del 80, ellos comenzaron a llegar. Son niños espectaculares.

Están llegando para ayudar a la transformación social, educativa, familiar y espiritual de todo el planeta, independientemente de las fronteras y de las clases sociales.

Son como catalizadores para desencadenar las reacciones necesarias para las transformaciones. Ellos poseen una estructura cerebral diferente en lo que se refiere al uso de los potenciales de los hemisferios izquierdo (menos) y derecho (más).

Esto significa que ellos van más allá del plano intelectual, estando el foco de su brillo en el plano de la acción. Ellos exigen del ambiente que los rodea ciertas características que no son comunes ni auténticas en las sociedades actuales.

Ellos nos ayudarán a destituir dos paradigmas de la humanidad: Nos ayudarán a disminuir el distanciamiento entre PENSAR y ACTUAR.

Hoy en nuestra sociedad todos saben lo qué está bien o mal. Sin embargo, frecuentemente actuamos diferentemente a cómo pensamos. Estos niños van a inducirnos a disminuir este distanciamiento, generando así una sociedad más auténtica, transparente, verdadera, con mayor confianza en nuestras relaciones. Ellos también nos ayudarán a mudar el foco del YO hacia el PRÓJIMO, inicialmente a partir del restablecimiento de la autenticidad y la confianza de la humanidad, que son requisitos previos para que podamos respetar y considerar más al PRÓJIMO que a nosotros mismos. Como consecuencia, disminuirán el Egoísmo, la Envidia, las Exclusiones, resultando en una mayor solidaridad y compartición.

¿Cómo van a hacer semejante transformación estos niños?

A través del cuestionamiento y la transformación de todas las instituciones rígidas que los rodean. Comenzando por la Familia, que hoy se basa en la imposición de reglas, sin tiempo de dedicación, sin autenticidad, sin explicaciones, sin información, sin elección ni negociación. Estos niños simplemente no responden a estas estructuras rígidas, porque para ellos es imprescindible tener opciones, relaciones verdaderas y mucha negociación. Ellos no aceptan ser engañados porque tienen una “intuición” para percibir las verdaderas intenciones, y no tienen miedo. Por lo tanto, intimidarlos no da resultado, porque ellos siempre encontrarán una manera de obtener la verdad. Ellos perciben las verdaderas intenciones y las debilidades de los adultos.

La segunda institución vulnerable a la acción de los Índigos es la Escuela. Hoy el modelo de enseñanza es siempre impuesto, sin mucha interacción, sin escuchar y sin la participación de los estudiantes. Este modelo es simplemente incompatible con los Índigos, siendo por lo tanto el mayor conflicto, muchas veces superior al que hay con la familia, principalmente por la falta de vínculos afectivos y amor.

Como los Índigos poseen una estructura mental diferente, resuelven problemas conocidos de una manera diferente, más allá de encontrar formas diferentes de razonamiento que sacuden el modelo educativo actual.

El tema de los Niños Índigo es fascinante y relativamente nuevo en el campo de la investigación. Presentaremos aquí un resumen del libro

The Indigo Children (Los Niños Índigo), escrito por Lee Carroll y Jan Tober, que fue publicado por primera vez en Mayo de 1999, y que ya fue traducido al español.

¿Qué es un Niño Índigo?

Un niño índigo es aquél que muestra una nueva y poco usual serie de atributos psicológicos con un patrón de comportamiento no documentado aún. Este patrón tiene factores comunes y únicos que sugieren a quienes interactúan con los niños (los padres en particular) que deben cambiar la forma de tratarlos y de criarlos para poder lograr un equilibrio adecuado. Ignorar estos nuevos patrones de comportamiento es crear desequilibrio y gran frustración potenciales en la mente de estas preciosas nuevas vidas.

Hay varias clases de Niños Índigo, pero en la siguiente lista están dados algunos de los patrones de comportamiento más comunes:

Ellos vienen a este mundo con un sentimiento de realeza (y frecuentemente se comportan de ese modo). Ellos tienen la sensación de “merecer estar aquí” y se sorprenden cuando otros no comparten eso. La autoestima no es para los niños índigo un gran tema de preocupación. Con frecuencia les dicen a sus padres “quiénes son ellos”.

Ellos tienen dificultad en aceptar una autoridad absoluta sin ninguna explicación y sin alternativa. Ellos simplemente no harán ciertas cosas; por ejemplo: esperar en una fila es muy difícil para ellos. Se frustran con sistemas rituales que no requieren pensamiento creativo. Con frecuencia ellos encuentran mejores formas de hacer las cosas, tanto en casa como en la escuela, lo que los hace parecer rebeldes, inconformes con cualquier sistema. Parecen antisociales a menos que se encuentren entre niños de su misma clase.

Si no hay otros con un nivel de consciencia similar, a menudo se tornan introvertidos, sintiendo que ningún ser humano los entiende. La escuela a menudo es muy difícil para ellos desde el punto de vista social.

Ellos no son tímidos a la hora de expresarle a usted lo que necesitan. No responderán a la disciplina de “culpa” (“espera que tu padre llegue a casa y se entere de lo que has hecho”).

La expresión “Niños Índigo” viene del color del aura de estos niños.

Tipos de Niños Índigo

Hay cuatro tipos diferentes de Índigos, cada uno con un propósito:

1. El humanista: el primero es el Índigo humanista que está destinado a trabajar con las masas. Ellos son los médicos, abogados, profesores, comerciantes, ejecutivos y políticos del mañana. Ellos servirán a las masas y son muy hiperactivos y extremadamente sociables. Ellos hablarán con todo el mundo, siempre en forma muy, pero muy amigable. Ellos son torpes y muy hiperactivos. Algunas veces se estrellarán contra una pared porque olvidaron poner los frenos. Ellos no saben cómo jugar con un juguete, pero le sacarán todas las partes que contengan y probablemente después no lo vuelvan a tocar. Son del tipo de persona al que hay que recordarles las cosas permanentemente, porque a menudo se olvidan de las órdenes simples y se distraen. Son lectores feroces.

2. El conceptual: Los Índigos conceptuales están más interesados en proyectos que en personas. Ellos serán los ingenieros, arquitectos, diseñadores, astronautas, pilotos y militares del mañana. Ellos no son torpes, por el contrario, son niños muy atléticos. Son controladores y la persona que más tratan de controlar es a su madre si son niños, y a su padre si son niñas. Este tipo de Índigo tiene tendencia a la adicción, especialmente a drogas durante la adolescencia. Sus padres deben vigilar estrechamente sus patrones de comportamiento.

3. El artista: El Índigo Artista es mucho más sensible y su cuerpo a menudo es más pequeño, aunque eso no es una regla general. Están más inclinados hacia el arte, son muy creativos y serán los profesores y artistas del mañana. Sea lo que sea a lo que se dediquen, siempre estarán orientados hacia el lado creativo. Dentro del campo de la medicina, serán cirujanos o investigadores. En el campo de las artes, serán los actores. Entre los 4 y los 10 años, ellos pueden involucrarse en hasta 15 actividades creativas diferentes, le dedicarán 5 minutos a una y luego la abandonarán.

4. El inter dimensional: El Índigo inter dimensional es mucho más grande que los demás índigos, desde el punto de vista de la estatura. Entre los 1 y 2 años ya no les podrá decir nada. Ellos dirán: “Yo ya lo sé” o “Yo puedo hacer eso”, o “Déjame sólo”. Son ellos quienes traerán nuevas filosofías y espiritualidad a este mundo. Pueden llegar a convertirse en bravucones y jactanciosos porque son mucho más grandes y también porque no encajan en ningún patrón de los otros 3 tipos.

Características para identificar a los Niños Índigo:

Los autores enumeran las siguientes características para ayudar a identificar si su niño es un Índigo:

Tiene gran sensibilidad

Tiene energía en exceso

Se distrae fácilmente o tiene bajo poder de concentración.

Necesita adultos emocionalmente estables y seguros a su alrededor

Se resiste a la autoridad si ésta no está democráticamente orientada

Prefiere otras formas de aprendizaje –para la lectura y las matemáticas en particular.

Puede frustrarse fácilmente porque tiene grandes ideas pero pocos recursos o personas dispuestas a ayudarle a realizarlas

Aprende a un nivel exploratorio, y se resiste a memorizar mecánicamente o a ser un mero oyente.

No dura mucho tiempo sentado a menos que esté absorto en un tema de su interés.

Es muy compasivo y tiene muchos miedos, tales como a la muerte y a la pérdida de sus seres queridos.

Si experimenta fracasos o decepción a edad muy temprana, puede desistir y desarrollar un bloqueo permanente.

Problemas que los Índigos pueden experimentar.

Exigen mucha atención y sienten que la vida es demasiado valiosa para dejarla pasar.

Quieren que las cosas sucedan y con frecuencia fuerzan una situación a fin de obtener lo deseado.

Pueden llegar a irritarse emocionalmente por quienes no entienden el fenómeno Índigo.

Ellos no pueden entender por qué las personas operan en modalidades no basadas en el amor.

Aún así, son extremadamente resistentes y hábiles para ayudar a niños necesitados aunque su ayuda a menudo sea rechazada.

En la juventud pueden tener problemas de adaptación con otros niños.

Los Niños Índigo a menudo son diagnosticados con desórdenes de atención (ADD – Attention Deficit Disorder) o alguna forma de hiperactividad.

¿Qué podemos hacer?

Hay algunas reglas básicas que debemos tener en cuenta para no perdernos el brillo de estos niños.

Trate a los Índigo con respeto – Honre su existencia en la familia. Ayúdelos a crear sus propias soluciones disciplinarias. Siempre deles a elegir.

Nunca los desprecie ni los haga sentir pequeños. Explíqueles siempre el por qué de las instrucciones que usted da. Escuche esas explicaciones.

No use la estúpida frase de: “porque yo lo digo”. Si usted usa semejantes expresiones, entonces reconsidere sus instrucciones y corríjalas. Ellos la/lo respetarán por ello y esperarán. Pero si usted les da órdenes autoritarias y dictatoriales, sin bondad ni razones sólidas, estos niños lo derrotarán. Simplemente no obedecerán o, lo que es peor, le darán una lista de razones que descalifican sus intenciones.

La honestidad vencerá como nunca antes. Conviértalos en socios de su propia crianza. Desde la temprana infancia explíqueles todo lo que usted está haciendo. Tal vez ellos no entiendan, pero ellos percibirán su consciencia y su honra por ellos. Proporciónele seguridad cuando usted le brinde apoyo.

Evite críticas negativas. Siempre hágales saber que usted los apoyará en todo momento. Ellos crecerán de acuerdo a sus verbalizaciones y lo sorprenderán en el proceso. No los haga hacer simplemente, sino permita que ellos lo hagan con apoyo.

  • No les diga quiénes son, ni quiénes serán en el futuro. Déjelos que ellos decidan lo que les interesa.
  • No los fuerce a que entren en el oficio familiar o en algún tipo de negocio porque la familia lo haya estado haciendo durante generaciones. Estos niños no serán seguidores en absoluto.

Consejos para la relación con Índigos Los Índigo son abiertos y honestos – esto no es una debilidad, sino su mayor fortaleza. Si no son honestos y abiertos con ellos, ellos seguirán siendo los mismos con ustedes: sin embargo, no los respetarán.

El aburrimiento puede traer arrogancia en los Índigos, así que no dejen que se aburran. Si actúan con arrogancia, significa que necesitan un nuevo desafío y nuevos límites. Alimente sus cerebros y manténgalos ocupados de la mejor forma posible.

Los padres, maestros y auxiliares tienen que ser capaces de establecer y mantener límites claros, y sin embargo, lo suficientemente flexibles para cambiar y ajustar esos límites cuando sea necesario, basados en el crecimiento emocional/mental, pues los Índigos crecen rápido. Ser firmes, pero justos, es necesario para el bien de ellos y el nuestro. El mensaje dado y transmitido por los adultos debe ser más placentero que doloroso, y más basado en el amor que en el miedo.

Mantenga al niño informado e involucrado en los asuntos. Evite malentendidos simplemente dando explicaciones. No pierda la paciencia con su niño.

Evite dar órdenes (verbos en imperativo). En vez de usar órdenes verbales, use el tacto para llamar su atención. Ellos son muy sensibles al contacto (toque en el hombro, apretón de manos, abrazo, etc.) Mantenga su palabra Negocie en cada situación.

No esconda nada ni use lenguaje ofensivo. Deje que sus emociones le muestren amor, y no odio. Discuta la situación generadora de la reprimenda después de ésta. Después de todo, siempre acérquesele al niño y vea si hubo un aprendizaje y crecimiento tras la reprimenda.

Importante: Recuerde que el castigo no funcionará con estos niños. El castigo es diferente de la reprimenda. El castigo está basado en la culpa, mientras que la reprimenda se basa en un crecimiento o mejoramiento.

Problemas de los métodos educacionales en las escuelas

En la educación y al elegir una escuela, debemos tener en mente que debemos enseñar a los niños CÓMO pensar y no QUÉ pensar. Nuestro papel no es transmitir conocimiento, sino transmitir sabiduría. La sabiduría es el conocimiento aplicado. Cuando le damos a los niños sólo conocimiento, les estamos diciendo qué pensar, lo que supuestamente deben conocer y lo que queremos que ellos crean como verdad.

Cuando les transmitimos sabiduría a los niños, no les estarnos diciendo lo que deben pensar o lo que es verdad. En cambio, les decimos a ellos cómo hacer para encontrar su propia verdad. Por supuesto, no podemos ignorar el conocimiento cuando enseñamos sabiduría, porque sin conocimiento no hay sabiduría. Una cierta cantidad de conocimiento debe pasar de una generación a la siguiente, pero debemos permitir que los niños la descubran por sí mismos. El conocimiento con frecuencia se pierde, pero la sabiduría nunca se olvida.

Los viejos patrones de energía se basan en la creencia fundamental de que los niños son simples vasos vacíos que deben ser llenados de conocimiento por expertos, los profesores. Los profesores utilizan técnicas de avergonzar y comparar a los estudiantes, con la idea de que eso les dará motivación. En esta atmósfera, cualquier niño que no encaja en el modelo es considerado un niño problemático.

El problema con este sistema es que los niños aprenden a suplir su necesidad de atención y reconocimiento de forma negativa.

La Educación de un niño Indigo :

– Los niños aprenden por imitación, nuestro ejemplo es muy importante .

– No le hagas a él lo que no te gustaría que te hicieran a ti.

– Sus acciones tienen unas consecuencias (tanto buenas como malas) .

– Respeta sus ritmos biológicos naturales.

– Pacta con él, no lo chantajees emocionalmente.

– Habla con el todo los días para distender y limpiar energías.

– Todo tiene que funcionar por democracia no por jerarquía.

– Recuérdale que tiene que aprender como funcionan las cosas.

– Hacer alguna actividad para que enfocar su energía sobrante (si es un deporte procura que no sea competitivo) .

– La educación empieza en casa (no hay que echar toda la responsabilidad a los educadores).

– Dedícale un tiempo diario al cien por cien.

– Respeta su espacio.

– No lo compares, tu hijo o alumno es único.

– Compórtate con él de la misma forma que te comportarías con una persona que admiras mucho.

– Los niños no nos pertenecen, por mucho que los hallamos traído a este mundo.

– No descargues tus frustraciones y traumas con los niños.

– No decidas por el niño, piensa que cuando tu eras pequeño no te gustaba que decidieran por ti.

– Evita que el niño coma comida rápida o alimentos con azúcar o glucosa..

– Déjale que cometa sus propios errores, no intentes controlar su vida, trata solo de guiarle.

– Reconoce sus necesidades, pues igual no son las que tú crees.

– Ayúdale a asimilar conocimientos con técnicas de memorización y aprendizaje.

– Enséñale desde el principio el valor de las cosas.

– Enséñale pensamiento critico.

– A la hora de educar olvídate de las costumbres y utiliza tu sentido común.

Cuestiones de salud

Existen duras disfunciones claramente asociadas con los Índigos: Desorden de Déficit de Atención –ADD (Attention Deficit Disorder)–, y Desorden Hiperactivo de Déficit de Atención –ADHD (Attention Deficit Hyperactive Disorder).

Los índigos son frecuente y erróneamente diagnosticados con ADHD o ADD porque se niegan a obedecer. Cuando vemos una película de Clint Eastwood, aplaudimos su rebeldía. Sin embargo, cuando este mismo espíritu se evidencia en nuestros hijos, nosotros les damos drogas. Pero es importante resaltar que no todos los Niños Índigo tienen ADD o ADHD, y que no todos los niños con ADD o ADHD son Índigos.

Fuente: Monografías.

consulta a Marianela Garcet, sobre terapias a distancia para Niños Índigo y/o Cristal

Los Índigo y el Trabajo


Los Índigo y el Trabajo

Mensaje sobre Los Índigo y el Trabajo

Sean un adulto Índigo enfrentando un cambio en su carrera o un joven adulto buscando trabajo, como Índigo son desafiados por el concepto de trabajo, cómo encontrar el empleo correcto que les interese y use sus dones y energías.

No es que no quieran trabajar, aunque pueda parecer de esa manera para los demás porque ya sea que se desanimen y dejen de buscar o simplemente no puedan decidir qué quieren hacer y no hacer nada.

Los Índigo y el Trabajo

Con tantos dones, un deseo de hacer lo que aman, un disgusto por las reglas, procesos y autoridad, y la motivación de ser su propia persona, el trabajo tiene que ser más como un “juego”.

Estamos en una encrucijada en la que los conceptos de dónde trabajamos, cómo trabajamos y los caminos que toman nuestras carreras están cambiando tan rápidamente que es difícil mantenerse. No obstante, la revolución que los Índigo han comenzado, comenzando con los adultos Índigo, está aquí.

Los adultos Índigo que se encuentran buscando nuevas carreras, ya sea voluntariamente o por necesidad, estarán creando nuevas oportunidades que les permitan usar sus dones de una manera que nunca antes pudieran usar. Nuevas opciones creativas, un enfoque en la individualidad, el pensamiento adicional y la innovación el lugar de trabajo en formas que apelarían a los Índigo si ellos pudieran dar un paso en la dirección de sus sueños.

Los Índigo más jóvenes necesitan ayuda en la forma de que alguien pueda ayudarles a encontrar su visión en un mundo que es muy diferente y requiere motivación y valor que ellos a veces pueden reunir.

El problema no es la falta de opciones sino el alcance ilimitado de posibilidades.

Y mucho no están conscientes de que ellos pueden crear su propio camino y no saben dónde comenzar. Quizá ustedes vean esto (o lo sientan si están luchando con un cambio de carrera) como una falta de motivación pero no lo es. El escenario es tan diferente que es confuso, difícil de saber cómo van acomodadas las piezas. Simplemente enfóquense en sus sueños y den un paso hacia adelante y el Universo se apresurará para encontrarlos.

– – – – –

Los contenidos tienen copyright © 2004-9 por Jennifer Hoffman. Todos los derechos reservados. Puede circular siempre y cuando la nota completa del copyright sea desplegada, se den los créditos apropiados y no haya cobro por el mensaje.

Traducción: Xitlalli Contreras – http://www.templodelsol.com

Email del canal: healing@urielheals.com

Correo de Voz: 480-894-1675

Web: http://www.urielheals.com/


consulta a Marianela Garcet
, sobre terapias a distancia para Niños Índigo y/o Cristal

Índigos Adultos, según Lori A. Johnson


Índigos Adultos, según Lori A. JohnsonÍndigos AdultosNota de Lori A. Johnson sobre  los primeros Índigos que ahora ya son Adultos

Índigos Adultos

Índigos Adultos

Según Lori A. Johnson, la primera oleada fuerte de seres índigo llega a fines de lo década del 50. Estos índigo presentan capas protectoras del aura en la gama de los azules estándar, los violetas y los habano, básicamente porque en ese entonces la humanidad aun no se hallaba preparada para el impacto de la Frecuencia Índigo como esta llegando al planeta en los dos ultimas décadas.: muchos no habrían resistido. De modo que hubo quienes se protegieron y quienes optaron por marcar un hito con su presencia, generando un impacto muchos fueron como estrellas fugaces – que perduraría en las generaciones posteriores.

A partir de su contacto con adultos que han desarrollado la Frecuencia Índigo, Lori A. Jonson señala en su página Web una serie de comportamientos y/o cualidades de estas generaciones:

-Han llegado a la adultez manteniéndose en estado de latencia es probable que hayan padecido maltrato o incomprensión cuando eran niños, lo que ha minado su autoestima.

Generalmente tienen un alto coeficiente de inteligencia pero esta encubierto por un bajo rendimiento en la escuela o su vida personal.

-tienen gran capacidad de ver el cuadro de situación o para entender las consecuencias de un determinado acto.

-otra cualidad es el entendimiento innato de los lenguajes. Les resulta fácil ponerse en el lugar de la persona con la que se están comunicando y entenderla, aunque no hayan estudiado su idioma.

Le atrae la expresión táctil

Son usualmente almas solitarias, prefiriendo su propia compañía a la de los grupos grandes.

-No están muy obsesionados con el sexo, probablemente porque prefieran una comunicación. A un nivel almico, un contacto alma-alma.

Frecuentemente saltan de trabajo en trabajo buscando un sentido y un propósito.

-Pueden padecer dislexia o trastornos de percepción, de orientación o de coordinación y tener problemas con las matemáticas, con la lectoescritura y de comprensión.

A las mujeres Índigo muchas veces se las acusa de pensar como varones y a la inversa, a los varones índigos se les recrimina pensar como mujeres.

Les atrae lo sobrenatural, lo metafísico, la tecnología de punta y el entendimiento espiritual.

Si no pertenecen a una corriente clásica es probable que tiendan a sintetizar , junto a su propia sabiduría y a su noción de conciencia , una espiritualidad propia .

Usan su intuición en combinación con varias disciplinas metafísicas para crear nuevos sistemas o metodologías.

Muchos son solteros o divorciados y no tiene hijos. Posee n un fuerte sentido de la misión, no siguen los guiones de la vida normal.
Todos los índigos han atravesado algún cuadro depresivo

Muchos índigos has sufrido problemas o padecido traumas en la infancia, lo que los lleva a mantener ira oculta.

A pesar de su necesidad de soledad, son populares entre sus pares. Tiene carisma natural.

Son capaces de ver ambos lados de un argumento, son llamados para mediar en desacuerdos, para negociar.

No les gusta el conflicto. Cuando niños, se distanciaban de los adultos que discutían, prefieren la paz y la armonía

Son naturalmente compasivos y solitarios pero pueden reaccionar muy fuertemente frente a lo que consideran injusto.

Maria Monachessi / Barbara Llimoncelli
Extracción del Libro Índigos Adultos
ED. Kier col. Infinito

Les envío a todos un gran abrazo de luz, hasta pronto
Marianela

 consúltame por cursos o terapias a distancia