Mis experiencias con niñossuperpsíquicos


Mis experiencias con niños superpsíquicos

Carlos Mora Vanegas

niños supersiquicos

¿Qué hay detrás de los niños Índigo?, ¿cuál es su razón de ser?, ¿por qué ahora se está comentado mucho sobre ellos?, ¿cómo reconocerlos?, ¿son un mito o una realidad? Estas son algunas de las preguntas que probablemente usted se ha hecho. No se puede negar que ya están entre nosotros y que constituyen una esperanza para rescatar a este planeta de su destrucción, especialmente ante una realidad en donde no sólo se han perdido los valores, la moral, la ética, la bondad, el cariño, el amor, sino que nuestro propio planeta está autodestruyéndose producto de la malversación de sus riquezas naturales que el ser humano ha realizado en forma desenfrenada, sin escrúpulos, contaminando el ambiente, deteriorando severamente la naturaleza.

Escudriñar en el tema de los niños Índigo es apasionante por lo que constituye su alcance, sus repercusiones, las ventajas de que se manifiesten en este plano de forma imperecedera, en donde las pruebas se manifiestan día a día, en donde estar despierto es determinante no solo para cumplir la misión del por qué estamos, sino para crecer, alimentar nuestra alma.

En el aquí y ahora, no nos debe extrañar que se nos hable de los niños Índigo con bastante información. Para quienes nos adentramos en los estudios de la Ciencia Parapsicológica y experimentamos en algunos de los fenómenos ESP (percepción extrasensorial) y PK (psicoquinesis), no nos sorprende que hoy el tema de los niños Índigo sea relevante. Lo importante es que su número se ha incrementado con sus propias características que lo distinguen de los normales. Como nos lo recuerda Isabel Stelling, muestran una serie de cualidades psicológicas, emocionales e intelectuales.

Un grupo de ellos son altamente intuitivos y súper psíquicos, cualidad que les permite, por ejemplo, saber quién está llamando por teléfono. Pueden manifestar dones de telepatía como el calmar el llanto de un niño a distancia o ver a una persona desde adentro y ver lo que le pasa, tocarla y hacerla sentir mejor, pues vienen con inherentes capacidades de sanación. Ven fácilmente el mundo etéreo y se comunican con él en su cotidianidad. Vienen con potencial desarrollado para la clarividencia, clariaudencia, canalización o contactos con otros mundos y telekinesia. Son muy premonitivos con los sueños.

En 1976, estando en los Estados Unidos, en Miami, después de un ciclo de conferencias que dictamos en representación de la Sociedad Chilena de Parapsicología y de la Universidad Técnica de Chile, en ese entonces, pareciera ser que me contactaron con un hecho real de niños Índigo. Fue así como se me acercó una familia exiliada cubana, ante el serio problema que afrontaban con dos hijos, de siete y nueve años, porque no entendían el porqué de su comportamiento, siempre estaban muy metidos en conversaciones de energía física cuántica, en fenomenología ESP. Se distinguían por su dominio en telepatía, clarividencia y desde luego con algunas características bien marcadas en lo concerniente a los fenómenos PK.

Llevaban un año en ese plan, nos les interesaba los juegos de los niños comunes, obligaron a sus padres a comprarles un telescopio, se pasaban investigando las estrellas, eran rebeldes, muy kinestésicos y desde luego , confieso, con un vocabulario muy avanzado para sus edades, especialmente en lo que concierne a física y espiritualidad. Me quedé sorprendido con el desarrollo de nuestra conversación cuando sus padres me los presentaron. Recuerdo que me dijeron: Te estábamos esperando, porque queríamos saber que nos puedes proporcionar de nuevo y por lo que nuestros padres han hablado de ti, porque queremos que sepas que de lo que hablas sabemos bastante.

Se quedaron observándome un buen rato. Recuerdo que el mayor de ellos se llamaba Raúl y me dijo: no podrás reconocernos porque nuestras vibraciones son muy distintas, tú correspondes a otro plano, y me dieron una clave con varios números que no recuerdo. Dijeron, además, nosotros somos de más allá de esta galaxia, no recuerdo su nombre, estamos acá porque tenemos que hacer algo muy importante para esta humanidad. Me hablaron de la India, de Oriente, de sus filosofías y enseñanzas. Parecían personas adultas, portadores de muchos conocimientos sobre estos temas. Me quedé sorprendido de su cultura y sus padres simplemente me decían que ellos lo sabían todo, lo cual les resultaba terrible porque no podían comunicarse con ellos. Ellos nos dicen que no los entendemos.

Me dejaron tan impresionado que le pedí a los padres verlos otra vez para hacerles unos test de Cartas ESP (Cartas de J. Banks Rhine), a fin de medir sus potencialidades en los fenómenos de percepción extrasensorial. Se lo hicimos y los resultados fueron pasmosos, con un noventa y nueve por ciento de aciertos, resultado que legué a la Sociedad Chilena, como los más altos que se habían logrado en la Sociedad de Parapsicología.

Nuestras conversaciones fueron de horas, me pasé dos tardes con ellos. Recuerdo que la última vez que los vi, uno de ellos me dijo: te vamos a dar un poco de nuestra energía, me sentaron en una silla e impusieron sus manos en mi cabeza; sin ninguna sugestión sentí un gran calor. Cuando nos despedimos me dijeron: llegarás a saber de nosotros algún día, no lo olvides y me abrazaron. Para mí fue algo muy hermoso porque debo confesar que me sentía muy bien al estar con ellos. Desafortunadamente regresé a mis labores, me desligué y nunca más supe de los chicos. Ahora deben tener como 34 ó 35 años de edad.

Pienso que eso fue un contacto con niños Índigo. En ese entonces yo no sabía lo que eran. Pero sí debo señalar que algo tuvieron que dejar en mi conciencia y que ésta es la razón de porqué hoy en día estoy tan interesado en ellos. Este acontecimiento me motivó a tomar más en serio a la ciencia parapsicológica. Fui guiado por el Dr. Brenio Onteto Bächler, discípulo de Rhine (ya desaparecido), quien era presidente de la Sociedad de Parapsicología y quien me nombró Secretario de ella, además de que el fue director y profesor del único curso de postgrado de esta especialidad, en la Universidad de Chile.

A todo ello se agrega, además, que puedo afirmar que dos de mis hijos son Índigo. Con ellos he experimentado fenomenología paranormal considerable, especialmente con el varón, con el que conviví experiencias paranormales intensivas, hasta el extremo de realizar por veinte y cinco años la investigación en este campo, buscando respuestas a muchas de las manifestaciones vividas, algunas satisfactorias, otras imposibles todavía de lograrlo con las ciencias tradicionales, sólo pudiendo ser aclaradas un poco por lo espiritual.

Se dice que los niños Índigo son mensajeros de lo divino. Se sabe que a través de todas las edades en cualquier día cósmico, ha existido el orden sagrado para ayudar en cada raza, cada era y cada organización espiritual que exista en el plano físico y/o en los planos superiores. Debemos evitar que estos niños se pierdan en los viejos paradigmas en que todavía permanecemos, simplemente porque nos descuidamos, no estuvimos atentos en nuestra real misión, en no ser repetidores de conocimientos que desde hace mucho tiempo están anclados. Se deben generar otros nuevos que le permitan a la persona ser más creativo, innovadores y más auténticos.

Estemos atentos en todos aquellos estímulos sanos que permitan a los niños utilizar eficazmente su energía, a saberla administrar en pro del uso de su potencialidad que les conlleve a realizar su misión. Se les debe entender, no alterar su conducta, no alienarlos, dejar que se manifiesten espontáneamente y proporcionarles toda aquella colaboración que el presente requiere.

Encuentra más información en el libro Cristal-Indigos, la Esencia del Cambio

EL INDIGO Y LA RABIA.


EL INDIGO Y LA RABIA.
por María Dolores Paoli

la rabia

La rabia es una emoción que es considerada normal el sentirla. Todos los seres humanos han vivido esta emoción, grandes y pequeños. Sin embargo, es normal porque la mayoría de la gente la ha experimentado, más no es natural porque no es intrínseca a la esencia del ser humano ya que no nacemos con ella sino la vamos aprendiendo en el camino de la vida por modelaje por lo que la conducta se imita después que se ha visto ejecutar en el entorno

A medida que los niños índigo van creciendo vamos observando, con cierta frecuencia, que tienden a ponerse rabiosos. Para entender esta manifestación posible se requiere entender el proceso de la rabia.

La rabia es una emoción que se nutre de necesidades insatisfechas cuyos pilares están fundamentados en la injusticia, impotencia, en pensamientos de exigencia y de culpa. Las manifestaciones de rabia física, ventilada, se notan en gesticulaciones de contracción en el cuerpo como puños cerrados, en tensión muscular de la cara reflejada en ceño fruncido, muecas con la boca, chasquidos de dientes, contracción de la mandíbula, ojos desorbitados, tensión en las cuerdas vocales expresándose en el subir del tono de la voz, grito, atropello o abuso verbal y un mayor riego sanguíneo que aumenta la temperatura. Estas pueden haberse visto inicialmente en el círculo familiar primario como son los padres, hermanos, en el secundario como son los abuelos, tíos, demás familiares y/o en el terciario que es el medio ambiente, el colegio, la televisión y otros medios de comunicación. La influencia se minimiza a medida que el círculo se aleja del entorno inmediato del niño.

Si reaccionamos visceralmente a los estímulos, sin modelar calma, los niños aprenden que esa conducta es la adecuada y la copian accionándola cuando se sienten frustrados y las cosas no les salen como ellos desean y esperan. Nuestra reacción le da dado un patrón, una forma de percibir los hechos. Con ella le hemos proporcionado una evaluación del estímulo bien sea con nuestras palabras, con nuestros gestos que luego van a imitar. La rabia es un alertador de que no estamos pudiendo manejar un aspecto emocional en nuestras vidas. Por ello, si actuamos con calma ante una situación de frustración le estaremos dando el mejor regalo de modelaje, la mejor herramienta para manejar las tensiones en el futuro. Los niños aprenden más por lo que viven que por lo que oyen. Por lo tanto, esta emoción se da cuando no se puede manejar el contraste de las emociones fuertes entre lo que se desea y lo que se logra.

En el índigo, el contraste forma parte de su cotidianidad. Vive emociones fuertes entre lo que su inteligencia espiritual le proporciona y lo que capta de su entorno material. Le cuesta manejarlo pues por su misma condición de expansión, capta multidimensionalmente energías de otras dimensiones más sutiles que lo confrontan con la densidad de la realidad de tercera dimensión sintiendo un embate energético. Este aspecto se da mayoritariamente en el ser índigo que tiene mucho tiempo sin re encarnar y que viene a asistirnos a la humanidad en el paso de transición hacia otra dimensión.

A ellos les cuesta manejar la densidad del cuerpo, lo sienten como un freno a su sutileza, sus pensamientos son más veloces que su articulación y sienten impotencia con las herramientas de comunicación como leer, escribir, repetir, pues son métodos muy lentos para su propia velocidad de vibración. También les cuesta poner en práctica la paciencia pues en sus mundos sutiles la manifestación del deseo o de la intención es inmediata, el tiempo entre estímulo y respuesta no se hace esperar. En cambio, en tercera dimensión el impulso se demora para que pase por todas las matrices de creación y se logre concretizar. Sus pensamientos de exigencia que activan la rabia son más altruistas porque desean que evolucionemos, nos quitemos la venda de la ignorancia de quiénes somos para percatarnos de nuestra esencia y actuar de acuerdo a ella. Para ello, requerimos hacer el esfuerzo de desembarazarnos de las emociones que nos anclan, como el temor. Por lo tanto, nos confrontan con él en la cotidianidad no haciendo caso a las amenazas, coerciones, castigos que les tratamos de imponer fruto de la necesidad de control, producto de la misma emoción.

Ellos conocen otra realidad que vienen a ofrecerla por lo que su exigencia está en la premura de que ya no “no hay tiempo” que perder permaneciendo en la oscuridad. La impotencia que sienten es por encontrar, aun, muchos topes que limar en el medio ambiente, muchas condiciones impuestas en los hogares, colegios, que lo pretenden atar a exigencias que para ellos ya son obsoletas, absurdas como tener que aprender de memoria las lecciones, perder tiempo en la repetición de detalles cuando su visión es más del todo, holística. Su sentido de urgencia alimenta su impotencia Por ello, observo con frecuencia que en su vocabulario la palabra injusticia es recurrente. La expresión del “No es justo” se cuela en sus pensamientos pues choca con su profunda necesidad de ser respetado desde pequeño, de vivir un sistema horizontal no vertical, de participación no de autoridad y de llevar acabo el cambio que ya está presente en él. Por eso, vienen a recordarnos lo que tenemos olvidado!

Cuando validamos estas necesidades observamos que los niños fluyen más en función de su misión de vida, hay menos confrontaciones con los adultos pues los sienten sus aliados, asistentes, para llevar a cabo su propósito de vida. Por ello, es recomendable que el adulto articule la presencia de la emoción de la rabia en ellos, por ejemplo “Luce que estás muy bravo”, en vez de coartar la emoción y reprimirla como “¿Cómo se te ocurre ponerte bravo?”. Luego permitirle al niño descargar la tensión del músculo, corriendo, saltando cuerda, jugando pelota, de forma que el músculo libere la tensión a través del movimiento y pueda relajarse. Todas las emociones se pueden sentir las acciones son las que se canalizan.

Sin embargo, cuando hacemos caso omiso de estas condiciones vamos cerrando su conexión con su inteligencia espiritual debido a nuestra repetición, imposición de nuestros criterios, y al hacerlo los densificamos, los contaminamos y observamos, entonces, inteligencias puestas al servicio de la incoherencia, niños rabiosos, frustrados que se tornan en violentos.

Hay que recordar que nuestra misión como padres, docentes, de estos niños es ser de puente entre esa particular sensibilidad e inteligencia para ayudarlos a canalizarla y ser útil a la humanidad y reconocer que en su experiencia dentro de la tridimensionalidad absorben los modismos que nosotros hemos modulado aunque su intención sea más sutil. Asistiéndolos a ellos, nos ayudamos a nosotros!

mdpaoli

 

Encuentra más información sobre este apasionante tema en el libro:

Cristal-Indigos, la Esencia del Cambio

Cristal-Índigos


  Cristal-Índigos

 por Marianela Garcet

Una mirada personal sobre las características de los Cristal-Índigos

Cristal-Indigos

 Durante mucho tiempo me planteé la posibilidad de escribir yo misma sobre estas cuestiones pues soy consultada a diario como una fuente confiable de referencias y de consejos.

Siendo muy respetuosa de personalidades reconocidas de quienes siempre he recabado información para divulgar en mis páginas y blogs, no consideraba que fuera necesario hacerlo.

Sin embargo, en los últimos tiempos(a partir del año 2004 al 2010aproximadamente) en que fue escrita esta nota) he recibido una cantidad tan importante de consultas de personas que realmente están preocupadas por saber que hacer, por sentir que está llegando el momento de actuar o de mínimamente saber que hacer ante tanto caos externo, tantas señales ambivalentes sobre el futuro y hasta siendo el mismo presente incierto, inseguro y poco confiable, que me atreví  a escribir estas páginas con la esperanza de poder brindar algo más de información, tal vez de un modo  más vivencial, simple, o cercano a la gente que me sigue y que confía en lo que les pueda decir, y también con la idea de desmitificar  todo este tema, de impedir en cierto modo que la información que no es confiable y veraz pueda ilusionar a más de uno y les haga creer que son semidioses o los únicos elegidos que podrán salvarse, o , en el peor de los casos de evitar que seres que tal vez sean índigos o cristal, pero que se encuentren sin ninguna guía desperdicien su talento o capacidad natural dejándose llevar por lo que algunos inescrupulosos que solo quieren lucrar con el tema puedan decirles que deben hacer .

Por eso, considero que si aún no has encontrado lo que tanto estás buscando, si no conoces sobre el tema o aún si conoces y has leído sobre él, este es el sitio que esperabas, siendo Cristal o Índigo o teniendo hijos o familiares que parezcan serlo y no sabiendo exactamente que pasa… aquí has llegado para reconocerte tal vez, en alguna descripción que solo espera ayudarte a crecer, a evolucionar, más allá de toda etiqueta, o estigmatización o encasillamiento. No pretendo eso de ninguna manera.

No encontrarás aquí la exaltación de las supuestas habilidades o virtudes que tiene un índigo o cristal, sino más bien como utilizarlas, qué hacer con ellas, o como desarrollarlas en bien de sus semejantes, o bien una preparación para poder ayudar a otros a descubrirse también pues eso es lo que se espera de los cristales o índigos…. no que hagan alarde continuo de sus capacidades o que se sientan más que otros, o que se victimicen considerándose tan diferentes a los otros que no encajan en ningún lugar.

No es eso lo que encontrarás aqui pues es necesario que estés en el lugar preciso en el momento correcto y con las personas apropiadas, todo el tiempo, para poder cumplir con tu misión, y entonces, es necesario que sepas que, si estás en estos momentos sintiéndote de alguna manera diferente, o la gente pareciera no entenderte, estás en el lugar apropiado pues alli estás también para mostrar que hay seres diferentes, y que esos seres son valiosos para la sociedad, y que vamos en camino a muchos cambios…”

 

©2002 – a la fecha Marianela Garcet

Todo el material está protegido por las leyes del copyright, sin embargo, puedes difundirlo libremente, siempre que menciones a Marianela Garcet, su autora, y el lugar de donde has encontrado este escrito.

 

La información aquí vertida es superficial, y no habilita para realizar ningún estudio profesional.

Niños psíquicos


Niños psíquicos

 porPatricio  Pérez Espinoza y Sofía Pozo

– Los niños netamente psíquicos, llamados internacionalmente niños psíquicos (sean éstos Índigo, Cristal, de la tercera o cuarta generación, o de una categoría aparte, todavía están siendo investigados) tendrían habilidades todavía mucho más altas, algunos afirman que serían 100% psíquicos.

niños psíquicos.

Esta nota extractada de la Revista AmériKa Índigo, n.º 3, diciembre 2003  comienza así:

– Una vez, estaba yo pensando en ir al parque con mi hijo (¡le encanta el parque!), cuando él me dijo: Si, Mamá, vamos al Parque ahora ¡Bravo!, comenta una mamá de Guayaquil.

Me asusté un poco, porque estaba segura que no había dicho nada y que nada en mis actos indicaba que íbamos a salir. ¿Será que este enano de 4 años lee mis pensamientos?

– Otros niños avisan a su mamá sobre peligros: No, mamá, no vayamos por allá; Mamá, por favor, no saludes al señor, ni le des la mano, no te acerques, es todo plomo y negro; o comentan cosas bellas como: Mira mamá, otra vez está aquí, te acuerdas, el amigo que te dije, o mira mamá, hay una luz dorada alrededor de fulano.

– Otros niños te hablan de hechos y lugares con mucha certeza, pero se tratan de hechos que no son del presente, o de lugares donde nunca han estado en su vida actual.

– Otra mamá pregunta a su hijo:

¿Hiciste los deberes? (la típica pregunta, en vez de: hola cariño ¿cómo estas? ¿cómo te sientes? ¿necesitas algo? ¿todo bien?).

Sí mamá, hice todo con la abuela en la tarde.

¿Con la abuela? (voz asustada de la mamá).

Sí, ¿cuál es el problema mamá?

Tú sabes muy bien que tu abuela ya falleció, se fue (con Diosito) hace dos años atrás.

La lista es sin fin Recibimos todos los días comentarios similares en los consultorios de Información y Atención Permanente de la Fundación, Quito, Ecuador.

Comenta el Doctor Pérez: Al principio, como Fundación, evitábamos hablar de los talentos psíquicos de los niños, para no asustar, para que no se mire a los niños como seres extraños, y también para no entrar en temas sensacionalistas y preservar la privacidad de los niños y sus familias. Sin embargo, cuando nos dimos cuenta de lo común del asunto y de los problemas que los padres, así como los niños y jóvenes, enfrentaban al manejarlo, decidimos proveer información simple y des-dramatizar los fenómenos paranormales que hoy en día son muy normales, comunes y corrientes, debido al alza de percepción y de conciencia de los niños y jóvenes de la nueva generación.

El tema de los niños psíquicos no es nuevo; incluso existieron reportes de ellos, especialmente en China, mucho antes de que se diera a conocer la noticia de los Índigo. En efecto, en su libro China’s Super Psychics (Los súper psíquicos de China), Paul Dong y Thomas Raffill reportan las investigaciones del gobierno chino al respecto desde 1974 a 1990. En 1997, 100.000 niños fueron sometidos a estudios científicos y formaron parte oficial de la base de datos del Gobierno Chino[1]. También el Señor Gao Zhinseng (2002, CP, Embajada de China en Ecuador) nos habló de los nuevos niños de la China, llamados los niños que saben lo que los demás no saben o los niños que tienen talentos que otros no tienen. Se llaman así porque son los niños del tercer ojo, son los niños de lo que llamamos en chino la Energía Vital, comentaba el Señor Gao Zhinseng.

En los USA, el Standford Research Institute estudió a 1.500 niños psíquicos, quienes presentaban las mismas facultades (o más) que Uri Geller, famoso parapsíquico israelita.

En Bulgaria y México se reportan también muchos niños con talentos y dones psíquicos, por ejemplo, el caso de Inge Bardor, 19 años, quien, además de su clarividencia total, puede mover objetos en el aire con su mente, ver con sus manos y pies y conocer el futuro a voluntad. Inge, en un video filmado algunos años atrás con Drunvalo Melchisedek, dijo con mucha humildad: Lo que hago no es extraordinario. En un futuro cercano, llegarán muchos niños quienes podrán hacer lo mismo o más.

Finalmente, les invitamos a visitar la página Web en inglés de Llael Espaze, USA, PsyKids Newsletter, www.psykids.net para que puedan apreciar el amplio horizonte y la sensibilidad de esta joven (y de su mamá).

¿Cómo se les reconocen?

De lo que hemos podido observar directamente y a través de los relatos de más de 300 padres, los comportamientos más comunes de los niños psíquicos son los siguientes:

– Contestan antes de que se les formule la pregunta.

– De antemano saben quién está llamando por teléfono o quién va a visitarlos.

– Perciben sin equivocación los campos energéticos y los sentimientos de los demás (por ejemplo la tristeza, el enojo, la mentira, el engaño).

– Casi todos (en varios grados) tienen contactos con entes de otros niveles incluidos los difuntos.

– Sienten a distancia y se molestan cuando otra persona toca sus pertenencias. Algunos llegan incluso a alterarse demasiado. Así pues, madres de familia, por favor eviten entrar y tocar todo en los cuartos de sus hijos/as.

– Pueden interesarse en temas como asuntos de telepatía[2], hablar con los animales, especialmente los delfines, comunicarse con seres de otras dimensiones; les encanta hablar de red y de unión.

Según un rápido sondeo[3] de la Fundación (FI, Julio 2003), podríamos estimar que:

– los Índigo podrían tener una habilidad psíquica de 2 a 5 veces mayor que la de un adulto común y corriente. Mientras más chiquito sea el niño, más habilidades tendrá. A menudo, a partir de los 6 años, va perdiendo paulatinamente su sensibilidad psíquica.

– Parece que los niños de Cristal tienen aun más dones psíquicos que los Índigo.

– Los niños netamente psíquicos, llamados internacionalmente niños psíquicos (sean éstos Índigo, Cristal, de la tercera o cuarta generación, o de una categoría aparte, todavía están siendo investigados) tendrían habilidades todavía mucho más altas, algunos afirman que serían 100% psíquicos.

¿En qué consisten los talentos psíquicos?

Según la investigación científica en Parasicología, tomada del Curso de Parapsicología, el Dr. Naum Freiman llama habilidades psíquicas ESP (Extra Sensory Percepción o percepción extra sensorial), a los siguientes fenómenos.

Clariaudiencia: es la aptitud paranormal de tener un conocimiento por vías no normales mediante sonidos o voces, sin que intervenga en ello el sentido del oído.

Clarividencia (o telestesia): es la aptitud paranormal de tener un conocimiento por vías no normales, de un suceso o acontecimiento que se está produciendo contemporáneamente a su percepción por el sensitivo. La clarividencia no es solamente tener una visión paranormal, sin el concurso del sentido de la vista; se llama también así a las intuiciones sin ninguna imagen. La clarividencia puede ser postcognitiva (retrocognición), cuando se refiere a un hecho acaecido en el pasado y precognitiva, si el hecho sucederá en el futuro (precognición o premonición).

Bilocación o bicorporeidad: se llama así al fenómeno por el cual un sensitivo o también una persona sin especiales aptitudes paranormales estando en un lugar, puede aparecer visible en otro sitio y ser visto por otras personas como si fuera real. Es decir el cuerpo está en dos lugares a la vez, o varios lugares a la vez (multilocación).

Escritura automática: es el fenómeno que produce un sensitivo (llamado psicógrafo) al escribir un mensaje que se supone le transmiten el/los espíritu/s o expresar una clarividencia o una precognición por medio de la escritura.

Hiperestesia: sensibilidad de cualquier sentido aumentada por encima de lo normal.

Lectura con la mano: acción de leer con la mano y/o otras partes del cuerpo, sin la intervención de los ojos físicos (es decir con los ojos vendados).

Proyección astral: denominación de los fenómenos por los que un sujeto o sensitivo se desdobla para hacerse presente en otro lugar (sin su cuerpo físico).

Percepción del aura: percepción de los campos energéticos sutiles de una persona, en general en forma de colores, pero a veces puede ser en forma de sonidos, una sensación kinestésica (tacto), un gusto u olor.

Psicometría (o Criptestesia Pragmática): se llama así al procedimiento por el cual un sujeto obtiene información extrasensorial sobre una persona por medio del contacto directo con un objeto determinado (como una joya, un pañuelo) que haya pertenecido a dicha persona, y/o con una foto de la persona.

Telekinesia (o Psicokinesia): se da esta designación a movimientos de objetos producidos por el sujeto a distancia, y a todo fenómeno de acción psíquica sobre la materia, animada o no, es decir sobre objeto físico u organismos vegetales o animales.

Telepatía: es la percepción extrasensorial del contenido de la mente de otra persona. También se utiliza este término para describir los fenómenos de comunicación voluntaria entre dos mentes.

Teletransportación: acción de encontrarse en otro lugar o tiempo con su cuerpo de manera casi instantánea.

Xenoglosia: es el fenómeno por el cual un sensitivo o dotado puede expresarse con palabras de un idioma que no ha estudiado ni conocido.

(Tomado en gran parte de Kreiman, 1994, pp. 53-66, extractos).

Según The Psychic Energy Workbook, El Manual de la Energía Psíquica (2000:54), habitualmente, nuestro cuerpo proporciona una traducción sensorial de la información psíquica, la cual puede ser:

– una imagen,

– un sonido,

– una sensación kinestésica (tacto),

– un gusto u olor.

Finalmente, es importante entender bien los mecanismos de la percepción extrasensorial, incluso desde la etapa temprana y prenatal de los chicos de la nueva generación. Como explica Judy Hall (1996, 26):La percepción extrasensorial es particularmente potente entre la madre y el bebé. Cuando estamos en el vientre materno, nuestro instinto nos revela lo que nuestras madres, y los otros miembros de la familia, piensan y sienten. En la mayoría de nosotros, esta facultad desaparece poco tiempo después de nacer. Sin embargo otros jamás la pierden; estas personas viven confundidas[4] porque, por un lado, está lo que les dicen que deben aprender y, por otro, lo que les transmiten sus impresiones intuitivas. Algunos optan por anular su percepción extrasensorial o recluirse en su propio mundo interior y desconfiar de lo que les digan los demás. En cambio, si la percepción extrasensorial funciona plenamente, la persona se transforma en la pantalla de un radar, que recoge todo lo que se halla a su alrededor. De no existir una barrera sólida entre el mundo externo y ellos, estas personas se convertirían en esponjas psíquicas y absorberían los pensamientos y sentimientos del resto. Estos niños deberían, desde sus primeros años, aprender a proteger su psique para evitar así el agotamiento.

¿Qué hacer, qué no hacer?

Un niño o joven psíquico es más sensible que los demás y responde más agudamente a las emociones transportadas por la energía. Entonces es prudente prestar atención a los siguientes puntos para que su crianza sea más armónica.

Los siguientes consejos son tomados en su mayor parte del Psychic Studies Institute, Houston, Texas:

– Expresar sus emociones honestamente: Si no el niño puede sentirse perturbado;

– Explicar al niño las eventuales emociones conflictivas de un grupo: Si no el niño puede dudar de su propia estabilidad;

– Cuidar el entorno emocional del niño, generar apoyo y genuino interés (aun si no es fácil entender lo que le pasa a tu hijo), proveer amor incondicional;

– Nunca tener miedo frente a una experiencia extrasensorial de tu hijo o tuya; escuchar a tu hijo con normalidad;

– Proveer ropa de fibra natural a tus bebés, niños, jóvenes;

– Asegurase que tengan tus hijos suficiente ejercicio físico e intercambios regulares de energía con la naturaleza (éstas son las herramientas más seguras, sanas, naturales, sin efectos secundarios y baratos de todos los remedios);

– Cuidar la violencia física, les aterroriza;

– Tratar de hacer conscientes los tipos de pensamientos que respecto a tu hijo o hija generas;

– Poner atención a cuando tu hijo desencadena alergias (ver revista 2);

– Estos niños tienen una sensibilidad especial a los campos electromagnéticos;

– Las personas sensibles deben limpiarse psíquicamente después de todo contacto de grupo (puede ser simplemente tomar una ducha o caminar descalzo por el césped) y deben escudarse o protegerse cuando se encuentran en entornos sucios, hostiles o demasiado cargados de energía.

Finalmente, y más que todo, diviértase con su hijo/hija.

Decía una joven de Córdoba, Argentina (FI, 2003, cp): Lo más duro cuando era niña, era cuando me ponían límites. También me frustraban las limitaciones psíquicas, por ejemplo la telequinesia. Lo vivía mal. Si sé que tengo una misión, y si el mundo no me deja hacer, sufro de estas limitaciones, sufro por encajar a la fuerza, por la rigidez. Por ejemplo, lo que me dolía más era no sentirme comprendida, cuando me hacían callar, cuando no entendían mis conceptos.

Por eso, lo que recomendamos a los papás y docentes es lo siguiente:

– Escuchar, escuchar y escuchar al niño, niña, sin poner ningún elemento de valorización (tanto positivo como negativo). Escuchar de verdad significa aceptar con naturalidad y cariño incondicional lo que le dice.

– Todo eso es normal. Eso les pasa a muchos niños y jóvenes. Entonces hay que tomarlo con calma, lo más importante es no asustarse ni asustar al niño.

– Saber que el niño va a asimilar la reacción de la madre, padre o docente. Si lo tomas con tranquilidad, el niño estará en calma y podrá manejar bien la situación; si lo tomas con temor y preocupación, el niño va a preocuparse, pensando que algo está mal, que él está mal, o que algo anda mal entre él y usted.

– Evitar mostrar expresiones de susto, no gritar, ni castigar.

– Dar la importancia que el niño está dando a lo que vive, hasta si ésto implica añadir un plato de comida para el amigo imaginario o arreglar otra almohada. Contactamos a niños que padecían de gran tristeza por no ser entendidos.

– Saber manejar los temores nocturnos u otros medios y presencias de seres feos. Si el niño presenta este tipo de visiones o miedos, debemos darles protección (física, mental, psíquica, emocional y espiritual), abrazos, contacto corporal, prender la luz (y dejarla encendida toda la noche si fuera necesario), quedarse junto al niño (en la cama del niño o en su propia cama, no importa la edad del niño), prender una vela, incienso y según sus creencias o religión estar juntos y pedir protección y/o invocar la ayuda de los seres de luz, para el niño, para la familia, para la casa.

– Lo que no hay que hacer es callar, negar, decirles que están locos, decirles que no hay nada aquí. Podemos así empeorar terriblemente la situación, bloquear al niño y se puede perder la confianza (en él mismo y en usted).

– No valerse de los temores del niño para burlarse de él, o utilizarlos como medios de disciplina, controlar al niño (o sea no decir cosas como: compórtate bien sino va a regresar la bruja, el cuco, o xxx a comerte de noche).

– Si siguen los temores, se hace necesario investigar y aprender sobre este tema; consultar a un profesional terapeuta de su confianza, a algún experto de su ciudad, algún orientador experimentado. Es importante atender el asunto antes que tome proporciones demasiado graves.

– Finalmente considerar que recurrir a un psiquiatra, quien podría medicar innecesariamente[5] al niño/a y/o internarlo/a, sería en caso de extrema emergencia y desesperación.

Judy Hall (1996, 17, 18, 66, 67) recomienda la ayuda de la terapia floral, la cual da excelentes resultados con los niños y jóvenes de la nueva generación. Por ejemplo, el Black Eyed Susan ayuda a serenarse, el Cristal Clear es para limpieza psíquica, las esencias florales de Bush Grey Spider y Fringed Violet son para reforzar nuestras defensas naturales. Propone también varios métodos de visualización muy eficaces, técnicas de relajación simples así como sencillamente seguir el sentido común.

Comenta: Sin embargo, una de las mejores maneras de prevenir la agresión psíquica es enseñarles a las personas, desde muy jóvenes, hasta qué punto los pensamientos tienen poder. También advierte del peligro del miedo, la importancia de ser consciente, de ser plenamente asentado en el propio cuerpo, mente y corazón, de tener seguridad interior, siguiendo cada respiración.

Acuérdense, las personas psíquicamente sensibles poseen un talento verdadero y valioso. Pueden relacionarse con los demás de un modo auténtico. Ayudarán a construir un mundo íntegro y ayudarán a la gente a conocerse a sí misma.

Extracto de la Revista AmériKa Índigo, n.º 3, diciembre 2003 

El “Ángel Humano” Índigo-Cristal


El “Ángel Humano” Índigo-Cristal

Por Celia Fenn

Las criaturas Índigo-Cristal no solo se comportan y piensan diferente a la forma que lo hacen sus predecesores, ellos son espiritualmente diferentes. Sus cuerpos sutiles están más desarrollados, y ellos están diferentemente “conectados”.

Índigo-Cristal

 

Debido a que ellos representan el siguiente paso en la evolución humana, ellos portan dentro de sus auras la semilla de una importante nueva energía que está naciendo en nuestro planeta.

Es bien conocido por la ciencia que cada ser humano tiene mucha capacidad que no es usada en su cerebro y ADN, o para la cual no se sabe uso. Esta porción “extra” de ADN se le conoce como ADN “chatarra”. Sin embargo, no es una capacidad “chatarra” o “de repuesto”, es un potencial innato del ser humano esperando ser activado.

Cada ser humano en el planeta tiene una capacidad innata para despertar su potencial total. En metafísica nosotros describimos esa capacidad como la Plantilla Angelical Humana. Los humanos fueron originalmente diseñados para tener la total percepción de su esencia divina y de sus orígenes angelicales. Sin embargo, como parte de una exploración la densidad de 3D, los humanos estuvieron de acuerdo en “desconectarse” de esa conciencia superior por algún tiempo. Esto dio como consecuencia que una parte de la plantilla fuera “apagada” para permitir que esta fase de la evolución se realizara dentro de la densidad.

Ahora, sin embargo, los humanos están listos para reconectar, habiendo explorado dentro de la densidad de tercera dimensión la completa experiencia. Nosotros estamos listos para llevarnos esta experiencia a “casa” a nuestro ser angélico. Estamos listos para reconectar. Los niños Índigos Cristal son las generaciones que construyen puentes. ¡Ellos están naciendo con sus plantillas angelicales completamente “conectadas” y listas para usarse!

Las Plantillas Antigua y Nueva

La antigua plantilla humana estaba basada en un sistema de 7 Chackras del Cuerpo Sutil Energético. Los Chackras portaban los colores como sigue:

Chakra de la corona: Blanco
Chakra de la ceja: Índigo/Violeta
Chakra de la garganta: Azul
Chakra del corazón: Verde/Rosa
Chakra del plexo solar: Amarillo
Chakra del sacro: Naranja
Chakra base: Rojo

La nueva plantilla o Plantilla Humana Angelical tiene trece Chakras y porta las ondas de Color como sigue:

Corona y Cabeza: Oro y Plata
Pecho Superior Derecho: Rojo
Pecho Superior Izquierdo: Azul
Corazón y Abdomen: Violeta
Brazo y Mano Derecha: Rojo-Violeta
Brazo y Mano Izquierda: Azul-Violeta
Órganos sexuales y Raíz: Rojo-Naranja
Cadera Derecha y Muslo: Naranja
Cadera Izquierda y Muslo: Verde
Rodillas y Pantorrillas: Amarillo
Pie Derecho y Tobillo: Naranja-Amarillo
Pie Izquierdo y Tobillo: Amarillo-Verde
Estrella Terrestre: Azul-Verde

¡Es así pues! ¡Es Por Eso Que Ellos Son Diferentes!

En la nueva plantilla, la energía fluye en línea recta a la espina y después hacia arriba y alrededor, formando “alas” de energía, como un ángel. Eso significa que el nuevo “ángel humano” es energéticamente auto-sustentable, y porta energía en una vibración y velocidad superior. Los Índigos y Cristal consecuentemente son criaturas que tienen más energía y buscan expresarla diferentemente.

Los Niños Índigo buscan darle vida a su energía con movimientos y creatividad, dando lugar a la hiperactividad y al diagnostico de ADD (falta de atención). No hay nada que no esté funcionando bien en estos niños, simplemente están expresando la energía que fluye a través de ellos a esa velocidad.

Los Niños Cristal, por otro lado, expresan la energía alentando su cuerpo físico y concentrándose en los aspectos espirituales y multidimensionales.

La Experiencia del “Ángel Humano” Índigo
Los Niños Índigo han nacido con su plantilla de 13 chakras activada. Su misión es ser rompedores de sistemas, así que su energía está enfocada en el mundo exterior.

Ellos usan su intensificado flujo kundalini para experimentar el mundo y para cambiar energías cristalizadas y densas. Estos ángeles humanos necesitan su hiper-energía para romper y cambiar los viejos patrones y densidad de la experiencia humana de 3D.

La típica “furia” del Índigo es una expresión de que la energía está siendo enfocada para romper los viejos sistemas y limpiar viejas energías.

Los niños índigos necesitan ser ayudados a entender y a balancear el flujo de sus energías, para que no sean narcotizados para llevarlos a la “normalidad” con Ritalin y Prozac. Ese tipo de medicamento tan solo “separa” al Índigo de su plantilla de “ángel humano” y lo encierra dentro de la vieja experiencia de 3D.

La Experiencia del “Ángel Humano” Cristal
Muchos Índigos están ahora cambiando a su estado de Cristal, dado que el trabajo de los Índigos está ampliamente completo. Ellos están uniéndose a los nuevos Niños Cristal.

El “Ángel Humano” Cristal está aquí para traer la experiencia de amor, paz y armonía al planeta, y de esta manera este ser no requiere enfocarse intensamente en lo externo como el Índigo. Ahora ellos buscan balancear las energías superiores e inferiores de la plantilla.

La lentitud del desarrollo en muchos niños Cristal es meramente una expresión de la necesidad de enfocar su kundalini de ángel humano entre la percepción humana de 3ª y 4ª dimensión, y los estados multidimensionales angelicales de percepción.

Los adultos que están en programas de activación y ascensión están aprendiendo también a trabajar con un diferente tipo de flujo de kundalini el cual es mucho más poderoso e intenso, y a balancear sus energías entre los trece chakras.

Todos los humanos ahora tienen la opción de activar la plantilla de ángel humano de trece chakras. Ese es un regalo de los Niños Índigo Cristal a sus antepasados.

Entendiendo a Nuestro Hijos
Cuando ustedes leen esto, entiendan que los Nuevos Niños son diferentes. Su energía es más refinada y más intensa.

Ellos son más sensibles y sienten más profundamente. Ellos entienden quienes son y tienen conciencia y percepción multidimensional.

Necesitamos respetarlos por quienes y lo que son, y dejar de intentar forzarlos a entrar en paradigmas obsoletos de sistemas de vida de 3D.

¡Celebremos al Nuevo Ángel Humano que puede ser su hijo!

 

consulta sobre terapias de energía para tu hijo Índigo o Cristal

reconocerte Cristal o Índigo


Reconocerte Cristal o Índigo

por Marianela Garcet

Cómo reconocerte Cristal o Índigo, y qué hacer entonces

 

CRISTAL

  • Sentir una empatía tal con la vida misma  que si un ser sufre, tú sufres en tu interior, pero sabes diferenciar el verdadero sufrimiento y dolor , de aquello que es “teatralizado” pues tu Ser Interno y tu chakra corazón, sienten una energía que te dará la pauta si estas viendo algo real o es algo que solo está siendo actuado, consciente o inconscientemente.

Esto hace que el ser Cristal sienta demasiada compasión por sus semejantes, llegando a veces al grado de la inmovilización por el sufrimiento, el quedarse paralizado en algunas situaciones, y luego dentro de sí producirse una gran crisis que lo llega a movilizar para el cambio luego de una situación que sintió como violenta o según las características individuales puede llegar al punto del trauma, la anulación de parte de su ser, el volcarse a algún tipo de adicción que lo lastime hasta que se de cuenta , pues generalmente, si es un ser Cristal puro de inmediato dejará ese camino por darse cuenta de haber lastimado a su cuerpo considerado consciente o inconscientemente como un templo de su Alma, de su Espíritu considerado divino en su esencia y sabiendo internamente que está preparándose para algo especial.

  • Un gran respeto por los animales tomándolos como Seres Vivos iguales que los humanos, con los mismos derechos que los humanos a ser tratados  bien y cuidados, de lo cual deviene una natural tendencia al Vegetarianismo, total, no aquellos que se dicen vegetarianos y pueden llegar a comer a veces carne, pollo, pescado  o cualquier derivado de un ser vivo.*

Este amor es tan fuerte que los lleva a un deseo irrefrenable de tener animales, ante lo cual sería muy importante que los padres tuvieran en cuenta la posibilidad de complacer este deseo, con el animalito que más se adecuara a las posibilidades de la casa, es decir, no necesariamente debe ser un perro, o un gato que tal vez den más trabajo a los padres que serán quienes se hagan responsables en primera instancia, sino que puede ser un hámster, un pajarito, o algún ser vivo que permita al niño expresar ese amor por los animales y que tan bien le hará  a su Ser. Pero siempre inculcándole el sentido de la responsabilidad que esto encierra, ya que son cristales pero niños, y necesitan saber primero que un ser vivo necesita ser alimentado, cuidado, protegido, higienizado, e ir tomando de a poco, a medida que crece, la responsabilidad de hacer las tareas que requiere el cuidado del ser en cuestión.

  • Intolerancia a las prendas de fibras artificiales, no pudiendo utilizar telas como el modal, el jersey, lycra o similares en remeras o ropa interior fundamentalmente pues genera un calor excesivo, transpiración y probables alergias o pruritos  o eczemas que podrían confundirse con hongos.
  • Cuestionarse constantemente  cosas, tratando de hacerlas mejor, pero a la vez poca tolerancia a la frustración.
  • Sentir una gran facilidad para realizar varias cosas, fundamentalmente que tienen que ver con lo artístico, y debido a esa gran versatilidad ser muy inconstantes. Este es un punto importante a tener en cuenta pues hay muchos padres que los pueden retar o juzgar, remarcándoles continuamente esa inconstancia, sin embargo la actitud a tomar aquí es la firmeza: dar a entender al niño que debe concluir lo que comienza, que todo camino en la vida requiere de esfuerzo y que si le gusta determinada rama del arte o del deporte, deberá hacer lo posible para  lograr sus metas dentro de ello antes de dejar a un lado ante el primer fracaso  y encarar otra cosa. Esto es lo más difícil tal vez pues el niño cristal, al ser tan vulnerable, siente que si fracasa, ya no sirve para nada, es una sensación horrible pues pareciera para él que se acaba el mundo y sin embargo si le insisten amorosamente explicándoles con ejemplos amorosos, con actitudes francas ,a viertas y pacientes, que la vida nos pone a prueba muchas veces y el fracasar nos debe alentar a seguir probando, crearán una gran fortaleza dentro de ese pequeño ser que de otro modo vagará sin rumbo dentro de mil y una alternativas de infinidad de cosas que le gustan hacer , pero dejándolas de inmediato ante la menor duda de su capacidad, y eso no lo ayudará para nada a lograr esa confianza en sí mismo que tanto necesita.
  • Percepción de Ángeles y Seres de Luz, así como también Seres oscuros. Este es un punto fundamental e importante pues la oscuridad busca demasiado a la luz y cuando los niños son pequeños, son almas en estado totalmente puro, indefensas que sienten esto, inclusive hasta en la cuna y no saben defenderse. Tienen generalmente muchas pesadillas por este motivo, que obviamente no son tales sino francos ataques de los seres oscuros para tomar esa energía pura y cristalina que desean para si.

De todos modos, hay Seres de Luz y Ángeles que los protegen y guían pero es bueno estar atentos sobre todo en la noche, a sus pesadillas, temores y reclamos, enseñarle el contacto con su Angel de la Guarda, confiar en que estos Seres de Luz existen y confiarles a estos niños, darles las “herramientas espirituales” necesarias para que Ellos puedan defenderse: oraciones de protección, simples que pueden ayudar mucho a salir de un trance o ataque que puedan ellos tener.

Creer en ellos es fundamental , pues al no creer, la mayoría de los padres acuden desesperados al pediatra, éste los deriva a un psiquiatra y éste directamente hasta los llega a medicar!!! Lo cual es terrible para un alma de niño, cómo un niño pequeño va a tener que estar medicado con psicofármacos? No es esto terrible? Los padres están tan descentrados o desconectados de su propio Ser que olvidan que cuando eran niños también sufrían de estos temores o tenían pesadillas?

Han borrado por completo de su mente la sensación de algún contacto angélico?

Y si no lo han tenido, creen que es bueno que un niño, un ser vivo tan pequeño tome una medicación tan fuerte como es un psicofármaco, o tranquilizante? De hecho que no.

  • Creer que toda la gente conoce lo que pensamos, sean adultos o niños, que nos puede “ver” como nosotros a Ellos. Eso se manifiesta en una mirada sumamente profunda, que otros reconocen como extraña, pues se demuestra como viendo el alma del otro ser.

Y siendo grande, indignación pues al “ver “ lo que otros están sintiendo o pensando, de antemano podemos saber sus intenciones, generalmente, la mayoría de las veces, puede que no todas, y sin embargo el otro piensa que nos está embaucando y engañando como a un tonto, cuando en modo alguno lo reconoce.

  • Una gran capacidad de esfuerzo si se propone hacer algo, pero que también si no es lo suficientemente incentivada puede caer en un desgano constante por el hecho de la intolerancia a la frustración y esto debe ser lo suficientemente trabajado por los padres como para ayudarlos a ser persistentes y constantes en lo que desean lograr, como para que puedan avanzar en la vida.
  • Capacidad para dejarse guiar, gran respeto por los mayores y por las normas impuestas siempre que sientan que  hay responsabilidad del otro lado, siempre que la institución o las personas que las representan demuestren una autoridad en la materia o en lo que hacen. Cuando esto no sucede sufren porque desean acatar las normas impuestas pero les resulta un doble esfuerzo y les  parece que son hipócritas y que la persona a la que responden, sea maestro , profesor, un jefe en el trabajo, etc, no es lo suficientemente capacitada para dirigirlos o guiarlos y que se dará cuenta que están siendo hipócritas o falsos… cuando en realidad el otro puede ni siquiera sentir nada al respecto. El indigo por el contrario, aguanta hasta que explota, o bien directamente se rebela de entrada .
  • Preferir estar en espacios abiertos, en contacto con la naturaleza, con poca gente y rodeado de animales, o en contacto con gente que ame los animales y sienta como ellos.
  • Preferir estar siempre al lado de seres que los amen y respeten no importando su condición social, o su posición económica.
  • No importarles el status social, el dinero en sí mismo, sin embargo comprendiendo perfectamente que es necesario el intercambio monetario para existir en esta dimensión pero no  endiosándolo como las personas corrientes que pueden tener la necesidad de gastos excesivos, ostentación, derroche. Por el contrario, un cristal puede tener mucho dinero, y no ostentar jamás, puede ser la persona con más y mejor educación sobre la tierra y no ostentar ni hacer alarde de ello.
  • Humildad por sobre todas las cosas, no alardear jamás de sus dones, aún cuando se de cuenta de tenerlos, ni  tampoco de lo que tiene de material, por el contrario a veces  puede sentir vergüenza de tener algo que  otro no pueda tener.
  • Dolor ante la violencia ajena, sentir en carne propia la violencia vista en otros, inclusive en una película. De allí la imposibilidad de ver películas o proyecciones de cualquier tipo, sea una noticia en televisión o en una revista que contenga escenas de violencia o tratamiento injusto de cualquier ser, aquí incluyo a todo ser vivo. (personas, animales y plantas)
  • Impulso de ayudar en primer término, a cualquier ser que lo necesite, antes inclusive que a sí mismo. Este es un punto importante pues si se trata de un niño puede inclusive dejarse lastimar por proteger a otro ser, y esto no debería suceder. El cristal es un ser muy vulnerable, y un ser necesario para la sociedad, sin embargo si nace por algún motivo en una familia violenta, o que no lo comprende pues lo ve diferente a todo y a todos, puede sufrir mucho, a tal punto de querer en algún momento cuando se da cuenta de lo que sucede, escaparse exponiéndose a riesgos para su vida.
  • Momentos de necesidad de conexión con esos Seres que siente tan cercanos debido a la pureza de su espíritu y que buscará incansablemente, pues siente que la densidad de esta dimensión hace que a medida que va adentrándose en el juego de vivir en esta sociedad va perdiendo ese contacto que considera tan importante y eso le hace mal, pues necesita de esos momentos de soledad y aislamiento que permiten que pueda sentir ese contacto tan importante para el.
  • La inteligencia es práctica, intuitiva, perceptiva, hay rapidez mental pero gran timidez para demostrar lo que saben, pues creen siempre que otros son mejores que ellos, no saben valorarse hasta de grandes, porque generalmente los adultos han crecido en familias que les cuestionaban las cosas que decían, que los minimizaban o despreciaban por sus capacidades diferentes o porque ellos decían ver  a seres que nadie veía o creían demasiado en cosas que podían parecer fantasías para un adulto considerado normal.

Hay muchas características más pero considero a estas las más importantes, lo importante es que un niño, al ser diferente, debe ser considerado en esas diferencias, cuidándolo y protegiéndolo, no intentando exhaltarlo como a un semidios, pero no alejándolo más y haciendo que se encierre en sus vivencias sino estimulándolo a desarrollar toda la capacidad que pueda tener, sea para lo artístico, para el cuidado y protección de la vida, ya sea animal, vegetal o a las personas mismas,  y desarrollándole la constancia pues sus múltiples habilidades si son bien encaminadas y haciéndole notar que debe concluir lo que comienza, pueden hacer de él un ser más excepcional aún. No frustrarlo más de lo que normalmente se frustra pues se exige mucho a sí mismo y tiene bastante con eso.

La función de los padres es guiarlo, protegerlo al principio incluso de si mismo, alentarlo a hablar su verdad con ellos, pero no con gente de afuera, al menos hasta que sea un adulto, y no dejarse amilanar por gente de afuera que quiera darles medicamentos, enviarlos al siquiatra o imponerle castigos porque los vean diferentes.

Otra sugerencia: exhaltar sus virtudes, minimizando sus defectos, no escondiéndoselos, pero haciéndoles ver que todos en el mundo, todo ser humano tiene muchos defectos, y que justamente estamos en la vida para aprender a superarlos para evolucionar. También darle importancia a todo aquello que ellos sienten, pues son intuiciones muy fuertes, que seguramente indican que camino tomar, o como guiarlo, no burlarse de lo que dice que puede ver o sentir, pues para él es una realidad tan tangible como lo es para su padre de pronto manejar el auto, trabajar, etc. No centrarse tampoco exclusivamente en lo que ven de diferente a los otros niños, sino tomarlo como algo natural, resaltando el hecho de que algunos sienten así y otros no, que algunos son de un modo y otros son diferentes, etc.

Intentar hablar con el niño, escucharlo, preguntarle mucho sobre sus vivencias, y ser una constante guía, ejemplo de fortaleza, seguridad , pues ellos en esta dimensión se sienten muy inseguros, y necesitan saber que hay adultos que saben guiarlos pues de lo contrario, a muy temprana edad, probablemente la adolescencia , intentarán dejar el hogar paterno y buscar sus propias experiencias, intentando educarse a sí mismos y fortalecerse para la vida de 3era dimensión.

INDIGOS

    • Lo primero que se destaca como diferente en ellos es su inteligencia y rapidez mental, su capacidad para aprender rápidamente, pero de un modo totalmente asistemático, sin necesidad de una guía, sin necesidad de un colegio.
    • Aquí deviene la primer gran característica que los diferencia bien de un cristal y es el No acatamiento a la autoridad, pues no considera que lo que llamamos o consideramos autoridad no son respetables ni confiables para ellos porque “saben” quienes son, y generalmente solo respetan a aquellos que son íntegros, les caigan bien o no pues ellos tienen esa sabiduría particular que los hace objetivos aún cuando no lo deseen.
    • Gran deseo de aprender, pero aquello que les gusta, por lo tanto los padres deben estar atentos para poder guiarlos bien, haciendo siempre hincapié en desarrollar los talentos que puedan tener, y restando importancia a aquello que realmente no hagan pues seguramente eso que no hacen es porque no es demasiado importante. Con esto no quiero decir que dejen al niño hacer lo que quiera, sino que destaquen y hagan hincapié en sus capacidades y no en exigirles aquello que no  les interesa pues será algo muy difícil y frustrante para ellos.
    • Si bien hay poca tolerancia a la frustración hay empecinamiento, es decir, intentarlo a pesar de todo, aun cuando parezca imposible, por el solo hecho de sentir la satisfacción de la obra realizada y de haber superado algo que parecía una tarea imposible para cualquier persona.. Pero esto debe intentar desarrollarse de niño con mucha cautela pues son niños muy rebeldes.
    • De aquí se desprende la hiperactividad que tienen, hay tanta energía fluyendo dentro de su ser que necesitan descargarla en  un constante movimiento por eso es necesario guiarlos hacia actividades constantes que les permitan descargar esa energía y cargarse de una energía positiva, de aquí que es recomendable de acuerdo a las características del niño que hagan Yoga, taichí, yudo, karate, gimnasia expresiva o artística, patinaje, diversas actividades deportivas, o lo que el niño pueda sentir como interesante pero que lo mantenga en una actividad diaria que pueda ayudarlo a descargar y recargar sus energías.
    • De niños, mucho más que los Cristal, han sentido los azotes de la oscuridad, ya desde sus cunas, siempre estas almas han sido buscadas pues serán los líderes del futuro, y ya hoy están apareciendo. Siempre han sentido que tenían que luchar con las fuerzas oscuras, y se han hecho grandes guerreros espirituales, pero por el contrario otra de las características más notables y que más los diferencian de los cristal es que ellos ..
    • No confían en sus propias capacidades, descreen totalmente, las minimizan y hasta sienten temor de ponerlas en práctica. Créanme que es una de las más notables características de un índigo.
    • Es importantísimo sobre todo cuando ya son más c conscientes  de lo que pueden hacer con su energía para el bien, que los alienten a emplearla para fines benéficos, y a formarse con maestros que tengan esas características también, no por el hecho de formar grupos cerrados sino porque si hay maestros índigos o cristal que están dando seminarios personales o a distancia serán más comprensivos con ellos.
    • Un índigo o un Cristal se da cuenta perfectamente y sabe a quien debe acudir y a quien no pero si no están aún muy despiertos podrían llegar a engañarse.

Consúltanos desde aqui

©2002 a la fecha  Marianela Garcet/Todo el material está protegido por las leyes del copyright, sin embargo, puedes difundirlo libremente, siempre que menciones a Marianela Garcet, su autora, y el lugar de donde has encontrado este escrito.

contáctanos

 

Copyright © 2002 Octogon Mistic®Marianela Garcet. Prohibida su reproducción total o parcial.

Todos los derechos reservados. Todas los escritos son propiedad de la compañía respectiva o de Octogon Mistic-Marianela Garcet

La información aquí vertida es superficial, y no habilita para realizar ningún estudio profesional.